Los títeres y la madre que los parió

Los títeres y la madre que los parió

En nuestra página el títere es el protagonista. No lo tratamos como un trozo de madera o metal, plástico o papel; sino que lo tratamos como un actor y al titiritero como su traductor e intérprete. Aquí preguntamos y estrujamos al títere, indagamos en su vida y por medio de éste conocemos al creador que hay detrás.

A través de los años José Diego Ramírez y David Zuazola han desarrollado por separado un trabajo de creación y aprendizaje en el arte de los títeres. El primero, experto en el Teatro de Sombras e Iluminación y el segundo, desarrollando curiosos títeres y mundos particulares, han recorrido innumerables escenarios alrededor del mundo, y un día, se encontraron. Así les pasa a muchos profesionales del mundo de los títeres; festivales, viajes, encuentros, madrugones, cenas…y post-cenas….quizás el momento más sabroso en cuanto a aprendizaje. Ahí se habla, se discute, se ama, se arregla el mundo y se bebe café..(En realidad café es lo que menos se bebe, pero queda bonito decirlo) y al final, te vas a la cama pensando, inquieto, lleno de dudas e inquietudes que de algún modo deben ser solucionadas, o al menos, investigadas. Producto de esas inquietudes personales José Diego y David han unido experiencias, rescatado tiempo de las garras del sueño y han hecho germinar una semilla. Esta semilla se llama “TitirionetaS”.

Hablando de ir a la cama, sabemos que un títere cuando acaba su trabajo se va a descansar a una cajita, muchas veces debidamente acolchada, perfecta para él…..vamos , que tiene un hotel 5 estrellas permanente…pero….¿y el titiritero? ¿Dónde duerme? ¿Cómo duerme? ¿Nos contará sobre su peor experiencia?  ¿Y la mejor? ¿Nos aconsejará un hotel, un restaurante, un festival y un escenario? ¿Nos contará sobre los materiales que usó para crear al protagonista? ¿Nos dirá algún truco escondido? ¿Nos contará sobre sus frustraciones? Nosotros somos amantes de las frustraciones, porque ahí está el empeño, el tesón, el aprendizaje real, el llanto y la risa, y la maestría. Conociendo al títere y a su creador haremos el Gran Viaje: Ese viaje de ilusión, de trabajo silencioso, de caídas y más caídas y también de satisfacciones y aplausos.

No olvidemos el proverbio coreano que dice “El fracaso es la madre del éxito”.

Acompáñanos en la creación de este proyecto, inscríbete y te mantendremos informado de como lo vamos desarrollando y llenando de contenidos. Alzamos el vuelo

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.